Homeschooling – 5 consejos para escuela en casa

Desde meses atrás nuestras vidas y nuestros hogares han dado un giro inesperado; nuestra casa ahora es nuestra oficina, nuestros horarios de trabajo parecen ser más extensos y nuestras familias se tuvieron que adaptar a nuevas responsabilidades en casa.  Para muchos, uno de los mayores impactos fue la suspensión de clases presenciales, trasladándose ahora a una educación virtual; en la educación virtual a diferencia del homeschooling, los profesores continúan enviando sus asignaciones e impartiendo las clases en línea; el homeschooling por el contrario es un programa de educación en casa en donde los padres son los principales educadores, los niños aprenden a su propio ritmo y el padre es quien asigna, revisa y retroalimenta los trabajos e imparte las clases a sus hijos.

La educación virtual representa un mayor reto para padres que tienen que seguir con sus responsabilidades laborales y que no les permite estar plenamente atentos de lo que sus hijos hacen durante el “tiempo de clases”, por lo que a continuación les compartimos algunos tips que pueden aportar a que la educación virtual en casa no sea tan caótica:

1. Ambiente de estudio: Aunque pareciera más divertido hacer todo desde nuestra cama y en pijama, es necesario tener en casa un espacio que sea únicamente para las actividades escolares, verifica que tengan los materiales que necesitan, desde un lápiz hasta el cargador de la computadora o Tablet y que su mesa y silla sean acordes a su edad para que se sientan cómodos en su lugar de trabajo. Si deseas puedes agregar posters alrededor para que simule un aula y sean de apoyo visual. 

Rutinas y reglas: Establece las rutinas y reglas de la semana desde la hora de levantarse, bañarse antes de iniciar su jornada, escoger su ropa, hora de comidas, juego y descanso; en qué momentos puede interrumpirte si es necesario, de qué manera debe dejar su área de trabajo al terminar, entre otras. Si son niños pequeños saca provecho de la parte visual y usa dibujos para que asocie sus acciones o fotos para que sean su guía. Con los más pequeños puedes utilizar posters de letras, números o figuras para que, adicional a que sean un estímulo visual en su aprendizaje, puedan utilizarlos como pasatiempo mientras tú sigues en tu jornada laboral, estos posters son efectivos en la preparación del proceso de lectoescritura, preferiblemente busca posters que ellos puedan rayar con marcadores de pizarrón para que puedan utilizarse varias veces. Todo es cuestión de creatividad, hasta puedes jugar un bingo o lotería utilizando los posters… el aprendizaje siempre puede ser divertido.

Promueve independencia: La independencia de tu hijo será tu mejor aliado, enséñale cómo solucionar los posibles problemas que puedan surgir en su jornada, qué hacer si se traba la computadora, qué comida puede tomar en caso tenga hambre y no sea la hora de la comida, en dónde puede buscar información, en dónde encuentra el material que le has comprado, incluso puedes enseñarle a los más grandes a dejarte post its con mensajes para no interrumpirte, entre otros; tomarse el tiempo de enseñarle cómo ingresar a sus plataformas y a conectarse a sus clases te ayudará a estar más enfocado en lo que debes hacer y a hacerlos más responsables a ellos de su proceso educativo.

Actividades divertidas en familia: Nunca olvides que de los mayores impactos de la educación virtual en los niños y jóvenes es la falta de interacción y desarrollo de habilidades sociales, por lo que es indispensable promuevas juegos y actividades en familia en donde puedan seguir instrucciones, reglas de juego, turnos y lo más importante divertirse todos juntos estrechando sus lazos familiares.

Diálogo activo: Sabemos que la jornada puede ser muy extensa y exhausta, pero al final del día es necesario promover un espacio en donde todos puedan expresar cómo estuvo su día en cuanto a retos, emociones, logros o anécdotas. A través de estos diálogos, podemos mantener una inteligencia emocional sana a pesar de las circunstancias.

Todo es un proceso gradual, si bien no lograrás todo de un día a otro, lo importante es iniciar a tener nuevas estructuras en casa y que a pesar de lo que vivimos, saquemos siempre provecho de la situación para ser mejores. Se vale equivocarse, se vale tener días que creemos que no podemos más pero no se vale darse por vencidos; buscar siempre maneras de ayudar a la familia y de hacer que todos crezcamos a nivel integral, hará que esta etapa deje sus frutos.

Escrito en colaboración con Karen Sáenz, Pedagoga y Administradora Educativa, 12 años de experiencia en educación como docente, coordinadora y directora de centros educativos, facilitadora de programas de Inteligencia Emocional y Liderazgo para niños, jóvenes y adultos, apasionada por la educación y por llevar mensajes que inviten a reflexionar, inspirar desaprender y a reinventarse constantemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *